Deportes

Cómo no rodar el tobillo mientras patinas


Patines de encaje apretados para evitar un tobillo enrollado.

Ryan McVay / Visión digital / Getty Images

Independientemente de si se realiza sobre hielo o pavimento, el patinaje puede alegrar a las personas de todas las edades. Sin embargo, al igual que con otras actividades deportivas, el patinaje plantea ciertos riesgos, como un tobillo enrollado. Para evitar un tobillo enrollado, asegúrese de proporcionar cantidades adecuadas de soporte para el tobillo. Evitar superficies de patinaje desiguales, trabajar en el equilibrio y fortalecer el tobillo también puede ser muy útil para prevenir este tipo de lesiones dolorosas.

1.

Proporcionar soporte adecuado para el tobillo. Las botas deben estar ajustadas alrededor del tobillo y en buenas condiciones. Asegúrese de abrochar los patines firmemente, comenzando en los dedos de los pies y trabajando hacia el tobillo, para promover una mayor estabilidad del tobillo. Para soporte adicional en el tobillo, considere el uso de aparatos ortopédicos para el tobillo o envolturas de cinta deportiva, especialmente si los tobillos enrollados han sido un problema en el pasado.

2.

Evite superficies de patinaje desiguales. Patinar sobre hielo o pavimento áspero puede desequilibrarlo y puede provocar el desarrollo de un tobillo enrollado. Eche un vistazo a la superficie sobre la que va a patinar con anticipación para identificar golpes, caídas u otras fuentes de inestabilidad. Si es posible, mueva los eventos de patinaje a un área diferente hasta que estas irregularidades puedan repararse.

3.

Trabajar en equilibrio. El equilibrio es crucial para patinar, y en la mayoría de los casos, cuanto mejor sea su equilibrio, menos susceptible será a caídas y tobillos enrollados. Para mejorar el equilibrio, intente una pose de equilibrio. Párate sobre un pie con la otra pierna doblada por la rodilla y extendida detrás de tu cuerpo. Mantenga la postura por hasta 30 segundos y repita con la otra pierna. Para hacer que la actividad sea aún más desafiante, intente pararse sobre una superficie irregular, como una almohada o un piso con alfombra gruesa.

4.

Fortalecer el tobillo. Al igual que con el equilibrio, el aumento de la fuerza del tobillo puede ser muy útil cuando se trata de evitar los tobillos enrollados. Si bien hay varios tipos diferentes de ejercicios que pueden ser efectivos cuando se trata de desarrollar la fuerza del tobillo, la Sociedad Estadounidense de Ortopedia del Pie y el Tobillo informa que los ejercicios isométricos, en los que las personas presionan el tobillo contra un objeto fijo, ofrecen una excelente lugar de partida Para obtener los mejores resultados, presione el interior de su pie contra un objeto sólido, como un sofá, y manténgalo presionado durante 10 segundos. Repita, esta vez usando la parte exterior de su pie para presionar contra el mismo objeto, y mantenga presionado durante 10 segundos.

Cosas necesarias

  • Cinta atlética
  • Tobilleras
  • Almohada
  • Sofá